Romina Rizzi

Creadora de LifeCup / Colombia

Quiero dedicar mi vida a promover el uso de la copa menstrual y no descansar hasta que éste sea el método de protección menstrual femenina más usado a nivel mundial.

¿Copa menstrual para períodos más bonitos?

Hace 5 años atrás viajando por Colombia, conocí a una personita muy especial que luego se volvió mi amiga. Ella fue quien me presentó la copa menstrual.

La primera vez que me habló de este dispositivo que se introducía en la vagina, me quedé sorprendida sin entender mucho cómo funcionaba y sin animarme al cambio.

Un día fuimos a la playa juntas y, casual y no tan casualmente, nuestros ciclos menstruales coincidían, las dos indispuestas y plan playa, ¡Qué mamera! Yo casi no me metí al mar y aparte no me gusta usar tampones, así que estuve un poco incómoda con ese plan.

Pero ella sí se metió al mar, corrió, la vi libre, sin estar un minuto incómoda con su período.

Ahí fue cuando me decidí a lo nuevo y… ¡Me compré mi copa menstrual!

La primera vez que la usé tenía demasiados nervios, pero seguí las indicaciones y todo fluyó muy bien. No sólo me sentí súper cómoda, sino que mi ciclo mágicamente se regularizó. Esto me llevó a entender más sobre mi período y a investigar sobre este asunto.

Entonces leí, indagué, analicé y entendí que los otros métodos de protección no son tan buenos como mi amada copa.

La copa dura 10 años, o sea, es reutilizable; por lo tanto no contamina más el planeta. Este punto fue el que más me enamoró.

Además, está hecha de silicona médica hipoalergénica, así que NO interfiere en el PH vaginal; por lo tanto, no produce eccemas, irritabilidad, alergias y NO está relacionada con ninguna enfermedad.

Puedes tenerla puesta hasta 12 horas sin problema, no necesitas quitarla para nada. Funciona perfecto para toda actividad; de hecho, es lo más cómodo para hacer deportes, actividades acuáticas y para dormir. Y si vas viajas, no te incomoda.

Funciona diferente a un tampón, porque en vez de absorber el flujo, lo recolecta; además, el tampón va ubicado mucho más arriba que la copa.

Si hacemos una comparación burda, puede decirse que tiene algo de parecido, pero en realidad no se parecen en nada.

Si vas a tener relaciones sexuales con penetración, toca sacar la copa y luego de la relación, volver a introducirla normalmente. Si es sexo oral sin penetración, la copa funciona perfectamente, porque no se ve, ni se siente nada.

Y la comodidad de no comprar algo todos los meses y además ahorrarme mucha plata en los otros métodos, hizo que este producto sea uno de ¡mis tesoros estrella del descubrimiento!

Soy de esas mujeres que se enamoran de algo y quieren que todos lo sepan, todos se animen y todos lo usen. Y así fue…

Entonces empecé a contarles a mis amigas y poco a poco fueron animándose. Obvio que no todas, pero muchas de ellas ya la están usando y la aman tanto o igual que yo.

Esto me llevó a querer venderla. Primero empecé con una marca de República Checa y hoy, después de mucho esfuerzo y trabajo, puedo contarles que tengo mi propia marca de copas menstruales.

¡Se llama LifeCup! No saben la felicidad que se siente vender algo tan beneficioso por donde se mire.

Cada vez que una amiga me dice que la quiere, le digo que la compre, más allá de si es la mía o no, porque de verdad ¡es un producto que tenemos que usar todas la mujeres!

Fotos: LifeCup.

¿Quieres saber más de la copa menstrual? Consulta su página web: lifecup.co

Nuestros aliados