Victoria Robert / Psicoterapeuta Gestalt / Barcelona - España

Psicoterapeuta Gestalt, creadora de “Terapia Ya”. Soy también actriz de teatro, cine y televisión.

¿Para qué sirve la rabia?

¿Para qué sirve la rabia?

¿Para qué sirve la rabia?
Tu rabia es un excelente activo, único diría yo.
¿Por qué te empeñas en desdeñarla?
Quizás alguien te enseñó que expresarla es de mal gusto o cosa de locos. O tal vez, cuando estabas a punto de estrenar tu primera pataleta infantil, unos ojos severos, anticipándose a tu explosión, supieron detener tus chillidos alojando en algún rincón de tu alma la prohibición a mostrarla.
Entonces aprendiste a decir sí cuando querías decir no, o a sonreír cuando querías sacar la lengua, o a quedarte con las piernas bien juntitas y apretadas, cuando lo que querías era lanzar una patada voladora y marcharte dando un portazo.
Y después de haber aprendido a inhibirla, terminaste cambiando gritos, ceños y golpes por unas lágrimas desabridas. Unas lágrimas mentirosas que supones que te protegen, pero en realidad te desarman, te victimizan y te niegan.
Las lágrimas tienen sus momentos, ellas están para asistirte durante el dolor o para ilustrar tu conmoción. Las lágrimas pueden ser hermosas cuando, estando alegre, una sonrisa es poca cosa a la hora de hacerle justicia a tu experiencia. Pero si tienes rabia y lloras, estarás tomando el atajo de la impotencia. Y eso, sólo ayuda al que te daña, no a ti. Eso, sólo ayuda a tu creencia tragada con miedo. Eso, lejos de ayudarte, te enferma.
La rabia no se esconde, no se disuade, no se elimina. La rabia es energía y por lo tanto, ni se crea ni se destruye, ya sabemos que se transforma.
La rabia es un estado afectivo que responde a la vivencia de daño, es una defensa. Nos conecta con nuestra animalidad, nos hace gruñir, mostrar los dientes y poner límites. Si no la expresamos, la transformamos en resentimiento y en amargura (que son oscurecimientos de un alma forzada a callar), o en alteraciones, incluso enfermedades que gritan desde un cuerpo abatido por la indiferencia o la contención.
Es decir, si no le hago al otro lo que le quiero hacer cuando me ha lastimado, si no le muestro que no le voy a permitir avanzar más en su burla o maltrato, si no digo “¡Basta!” y, en cambio,  lo salvo de mi rabia, terminaré atacándome a mí y haciéndome lo que otros merecen.
No se trata de andar lanzando golpes a ciegas al primer descuidado que ande por ahí, dejando que la violencia se apodere de mi voluntad; mucho menos, se trata de desviar el conflicto hacia quien puedo en vez de hacia quien quiero; se trata de agredir, que no es más que avanzar. Cuando la rabia me usa, me violento, y termino destruyendo sin discriminación ni control.
Cuando uso mi rabia, agredo y, entonces, desmenuzo, aprendo, desecho y reconstruyo. Cuando me violento no hago contacto, en cambio, cuando agredo, miro directamente a los ojos del otro (para aceptarlo o rechazarlo), uso mi voz firme y me hago sentir.
La violencia es rabia irresponsable y si te responsabilizas de ella, agredes. Así que la próxima vez que desdeñes tu rabia derrochándola o inhibiéndola, con alaridos o con lágrimas, por orgullo, o por miedo, pregúntate, ¿En qué lugar de ti dolerás mañana?
Llámalos cuerpo, alma, amor propio, cualquiera de estos espacios, eres tú.
Lee la entrevista que le hicimos a Victoria Robert, sobre depresión y ansiedad: AQUÍ

Nuestros aliados