Antes de...
Ayuda de expertos
Mi propia historia

Marialessandria Herrera / Periodista / Colombia

Periodista Venezolana en Medellín
Mamá de #SantiagoDeCaracas

Lo que he aprendido en mi primer año siendo madre soltera

Lo que he aprendido en mi primer año siendo madre soltera

Lo que he aprendido en mi primer año siendo madre soltera
El 13 de enero llegué a mi casa después de dejar a mi bebé en la guardería y su papá me estaba esperando para hablar. “Esto no está funcionando”. Yo lo sabía. Estaba clara. Sabía desde hacía meses que la relación ya no funcionaba.
Mi respuesta fue: “Tienes toda la razón. Lo mejor que podemos hacer es separarnos”. Ahí empezó esta aventura. Lo mejor que pueden hacer muchos papás es separarse, por el bien de todos. 
Leí mucho: sobre ser madre soltera, sobre la soledad y la tristeza que podría sentir. Entre tanta lectura, varias frases me llegaron. Rescato dos: “Mamá feliz, bebé feliz” y “Vale más criar a un niño en dos hogares felices que en un hogar roto”.
Entonces asumí mi nueva vida con mucho miedo, pero con mucha fe en que todo saldría bien. Confié desde el primer día en que el papá de mi hijo y yo mantendríamos una amistad y una relación con nuestro hijo como prioridad. Y así ha sido.

Aquí varias cosas que he pensado y que me han ayudado en esta montaña rusa llamada Maternidad en Soltería: 

 

Por qué admiro a Jlo (Y otras mamás solteras fabulosas)

 

Jennifer López se convirtió entonces en mi ejemplo a seguir. No por lo que hace en público, sino por cómo lleva su vida familiar. Es mamá de gemelos y se separó de su papá. En sus redes sociales y en su documental en Netflix, el público puede ver cómo Jennifer y su Ex se llevan de maravilla y tienen como prioridad a sus hijos. Al final de todo son familia, para siempre, gracias a un vínculo más fuerte que cualquiera de ellos dos o sus carreras. Se ganó mi admiración. Así como ella hay más famosos que hacen Coparenting exitosamente. Con el papá de mi hijo puedo discutir sobre muchas cosas, sobre todo financieras o de repartición de tiempo libre; pero siempre tratamos de llegar a la conclusión más sensata y beneficiosa para nuestro hijo. No dudo que Jlo y Marc Anthony tendrán sus encontronazos también.

La soltería y la soledad 

 

Me encanta tener pareja. Sin embargo, leí que lo mejor era estar un año sola al convertirte en madre soltera, para adaptarte a tu nueva vida. Y así me hubiera muerto por tener un novio, simplemente no tengo tiempo. NO-TEN-GO. Entre el colegio, el trabajo, las emergencias, hacer mercado y “relajarme”, se me van los días. Me uní a Tinder y fue un fracaso porque el poco tiempo libre que tengo, quiero dedicármelo a mí. Creo que me merezco ser egoísta un par de veces al mes y eso no todo el mundo sabe llevarlo. Además, disfrutar sola con mi hijo ir a un parque, al cine o a jugar maquinitas no tiene precio. Me siento empoderada y completa. Definitivamente es un compañero y un amigo con quien tengo una conexión impresionante. Por ahora, la soltería me encanta y la disfruto un montón.

La responsabilidad financiera 

 

Una de las lecciones más grandes de ser madre soltera ha sido el manejo de las finanzas. En teoría, todos los gastos concernientes al hijo deben repartirse 50% al papá y 50% a la mamá. Esto no siempre ocurre, por eso es muy importante ser organizada y responsable con los gastos. Yo he corrido con casi todos los gastos de mi hijo porque su papá en estos momentos no puede hacerlo (nos fuimos de nuestro país y yo tengo trabajo estable, él no). Entonces, no todo es color de rosa, hace falta ser organizada y prepararse para cubrir todas las bases.

Wonderwoman vs. Una mamá normal 

 

Creo que podemos ser ambas. Hay días (y sobre todo noches) en las que me siento incapaz, equivocada. En las que pierdo la paciencia y pienso: “Mi hijo debe sentir que soy la peor mamá del mundo”. Otros días, en cambio, resuelvo todo lo que se me atraviese: hago mercado, tareas, soluciono cualquier crisis en 10 minutos, no olvido ninguna de las actividades y mi hijo se duerme a las 9 de la noche. Días soñados. Pero la vida es una mezcla de sabores y la maternidad es un buffet. Cada día empieza y es muy difícil saber cómo terminará. 

Mamastras y Papastros 

 

El término Mamastra se lo leí a Alejandra Otero, una humorista venezolana. Es una manera más amigable y bonita de referirse a la madrastra. En mi caso, pues obviamente no he encontrado un papastro (y honestamente no lo estoy buscando. Al menos por un buen tiempo). No sé si el papá de mi hijo tendrá una pareja estable como para considerarla mamastra y presentarla como parte de nuestra familia. Lo que sí sé, es que quien sea que llegue es bienvenida al caos: a las salas de emergencia (porque nuestro hijo es un terremoto), a las fiestas, a los conciertos y actos. Otra cosa que leí, que me pareció muy bonita, decía algo como: La nueva pareja de papá o mamá es más amor para el hijo. Y así lo quiero ver: más gente que quiera y cuide a nuestro hijo. Ese cliché de madrastra mala no me lo quiero creer. Mamá es mamá, pero siempre necesitamos ayuda. 

Mis conclusiones son las siguientes: 

 

-Ser mamá soltera es un acto valiente y empoderador. Date tu palmadita en la espalda.
-El papá de tu [email protected] y tú juegan para el mismo equipo.
-La nueva pareja de papá puede ser un apoyo para ti también. Cero dramas.
-Ser organizada con el dinero es vital para que las cosas fluyan.
-Diviértete con tu [email protected]
-Relájate: ser perfecta es imposible. Eres la mejor mamá para tu [email protected]
-Encontrar pareja es difícil, pero no imposible. Cuando te sientas lista para salir al mercado, te divertirás un montón.

Nuestros aliados