El test de placer
Entrevistas
Historias

Maricarmen Cervelli N. / Directora de Asuntos de Mujeres / Colombia

Periodista, contadora de historias, amante de la soledad y el silencio. Reinventándome.

Ingrid Serrano Duque habla de “Nosotras”

Ingrid Serrano Duque habla de “Nosotras”

Ingrid Serrano Duque habla de “Nosotras”

Sabía quién era, pero fue en un encuentro con el coach venezolano José Espósito, que su nombre empezó a resonar conmigo. ¿La razón? Ella, gracias a su hija menor, se autodenomina “Mala mamá”. A mí nadie me ha llamado así, yo misma me he puesto el nombre millones de veces desde que soy madre; pero bueno, ése es otro cuento, pero sí la razón por la que hice click inmediatamente.

Había viajado a Nueva York de su familia por razones de trabajo, se le notaba entusiasmada, y en plena conversación telefónica, su hija Alma le dijo que era la peor mamá del mundo, la peor mamá que se había atrevido a reinventarse, estudiar, no renunciar y hacer cosas para ella.

Esto, sin duda, la hizo tambalearse, cuestionarse y sentirse mal; pero al mismo tiempo, le hizo concluir que era una #malamama con dignidad, que tenía la consciencia de que podía tener otros espacios además de su maternidad y no pasaba nada, y que todo su revolú de emociones, le permitieron conectarse de nuevo con su esencia femenina, con las preguntas que nos hacemos las mujeres y con nuestras angustias, alegrías y miedos; en fin, le permitieron tener más claridad de su propósito de vida y también la volvieron la co-creadora, junto a un grupo de maestros, de una obra unipersonal llamada “NOSotras (US)”.

Por esa razón, tuvimos a la actriz, periodista, locutora, meditadora, facilitadora y madre, Ingrid Serrano Duque, en vivo y directo a través de un Instalive en el que nos contó sobre su obra; pero también nos ilustró su vida con anécdotas e hizo sus reflexiones acerca de lo complejo y a la vez maravilloso que es ser mujer.

Y lo resume todo ahí, en “NOSotras (US), un recorrido por sus experiencias familiares, matrimoniales y maternales, y una descripción de aquel tsunami de emociones encendido a su máxima potencia y vivido en cada etapa, descrito en su ora de manera realista y honesta.

Lo que más me gustó de Ingrid, fue esa convicción con la dice las cosas en las que cree, se le nota que está en paz con sus creencias y decisiones, se le nota también, que ha sabido darle un espacio al padre de sus dos hijas para que ejerza el cargo; se le nota que se quiere comer el mundo, sabiendo también cuáles son sus límites. Y se le nota, porque ha hecho el ejercicio de preguntarse “¿Quién soy?” para saber dónde está parada y cuál es el lugar que quiere ocupar.

¿Ustedes han hecho este ejercicio alguna vez?

¿Ustedes se han atrevido a entenderse y reconocerse en medio de la soledad? Ingrid sí, y nos habla de esto.

Por eso, en nuestra entrevista, Ingrid nos dejó varias cosas que en necesario rescatar:

  1. Mírate y define quién eres ¡Conócete! entérate de qué creencias te confirman como persona, te hacen ser diferente y te hacen seguir tu deseo.
  2. Que la mujer sostiene a la madre que somos. Somos emoción, y nos podemos dar permiso para sentir todo su abanico sin culpa.
  3. Cuando somos mamás, aprendamos a soltar el control. Seamos conscientes de que existe un papá que también es capar de cuidar y proteger (no en todos los casos, claro). Confía en tu red de apoyo, las abuelas, las tías, las amigas y hasta una nana (si se puede), para conectar con nuestro querer de viajar, de ir a la peluquería y hasta hacer la siesta ¿Por qué no?
  4. Reconoce tus culpas, esas que te roban el sueño. Y frente a esa culpa, mira lo que sí has hecho para bajar sus niveles de potencia y así empoderarte.
  5. Cuánto de lo que te exiges te pertenece y cuánto te exiges lo que no eres o no quieres ser. (Aquí recuerdo lo que me dijo Ingrid acerca de ir a piñatas): Ingrid me confesó que no le gustaba asistir a este tipo de fiestas, y como sabía que esto era así, le ponía límites al asunto, y esto la hacía sentirse tranquila. Se trata de ¡Conocerse! No hacer lo que “se debe hacer”. Es saber cuáles son tus límites y serle fiel a eso.
  6. No tenerle miedo a que nos llamen la #malamamá, la #peormamá la #malísimamamá Estas etiquetas son impulsos que nos dicen que debemos colocar límites para no renunciar a nosotras, para ser para nosotras y no ser para alguien.
  7. Nadie da de lo que no tiene.
  8. Ríete de ti misma. Suelta el drama y abraza que eres imperfecta, y aún así maravillosa. Lo que hayas vivido o estés viviendo, lo hemos vivido tantas, que no te prometemos decir el cómo, sino que tú lo construyas.
  9. No podemos hablar de una sola fórmula en las relaciones de pareja, porque cada pareja es única y se adapta a su dinámica y a sus creencias.

Y mi recomendación final es ir a ver la obra “Nosotras”, una obra que va a estar en cartelera en la Sala Experimental del Centro Cultural BOD en Caracas, el 31 de mayo y el 7 y 14 de junio ¡Queremos más, Ingrid!

Y queremos más, porque Ingrid no solo habla de su maternidad, habla también de sus aventuras, de sus viajes, de su carrera profesional, de sus amores y desamores, de cómo aprendió a vivir para sí misma y no para alguien más, de los días que se sintió sola y se reencontró, del miedo, de la culpa y de su presente, sus resoluciones y decisiones de vida.

Ella habla en primera persona, pero también habla de nosotras, porque en lo que dice, hay algo de cada una, y vale la pena verla y escucharla.

Fotos: Ingrid Serrano Duque

Nuestros aliados