Abogada y Angeóloga / Colombia

Soy colombiana, idealista, soñadora y amante de la vida.
Sueño con un mundo en paz, donde todos aprendamos que nadie es más que nadie y que las guerras y conflictos sean cosas del pasado; un mundo donde todos tengamos cabida y nadie ni nada quede por fuera, incluyendo la naturaleza.

Detox de emociones negativas: ¡Haz tu propia lista de perdón!

Detox de emociones negativas: ¡Haz tu propia lista de perdón!

Detox de emociones negativas: ¡Haz tu propia lista de perdón!

Soy María Paola Quintero, una abogada soñadora e idealista. Desde muy pequeña he soñado con un mundo en paz y siempre he buscado cómo ayudar a otros. Por eso trabajé en fundaciones y organizaciones sociales y hasta me gané la burla de varias personas que insinuaban que donde había trabajo gratis, ahí estaría yo sin pensarlo.

Luego de muchas decepciones, llantos, frustraciones y ni qué hablar de las veces que deseé poder hacer más que lo que un cuerpo, finanzas y capacidades de una persona entre 11 y 24 años puede hacer; decidí que en realidad NUNCA de soñar con un mundo mejor y empecé a preguntarme qué podía hacer para marcar una diferencia real, lo que me llevó a estudiar derecho para especializarme en Derechos Humanos; pero seguía sintiendo que podía hacer más, por lo que me pregunté:

“¿Qué puede hacer una ‘niña’ para ‘cambiar’ el mundo?”

Y poco a poco el Universo fue respondiendo:

La primera respuesta llegó conociendo a personas que trabajan con la energía Universal, en palabras comunes: Ángeles y Arcángeles; amé todo lo que tenía que ver con el tema, así que me propuse, como buena intensa que soy cuando quiero algo, aprender lo más posible. Y fue como en menos de seis meses ya había leído cuanto libro encontraba que me llamaba la atención; aprendí de memoria para qué servían, cómo pedirles ayuda, etc. Pero aún sentía que faltaba algo, por eso decidí certificarme como Angeóloga y creí que iba a ser fácil, ¡pff! y ahora me río de mi ingenuidad.

Fueron nueve meses de llanto, golpes, gripas, migrañas y por encima de todo, cambios internos. Empecé a comprender un poco más por qué me comportaba así, cuánto rencor inconsciente o consciente estaba cargando y cuánto quería sacar todo eso de mi vida.

En ese momento lo comprendí: ¡Si quiero cambiar al mundo, primero debo empezar por la persona más importante de MI mundo, o sea POR MÍ! Antes creía que era algo cliché, pero ahora que comprobé el cambio en todos los aspectos de mi vida y la satisfacción que siento, puedo decir que es verdad. Sé que faltan mil cosas en el mundo por arreglarse, sé que los noticieros nos inundan de noticias tristes y que a veces no somos capaces de aguantar ni a nuestras propias familias… Aprendí que es normal y que el mundo no está loco, somos nosotros los que lo estamos, pues queremos ir a cambiarlo sin siquiera trabajar en nosotros mismos…

Y como una de las cosas que más me gusta es compartir lo que he aprendido, me gustaría invitarlos a hacer una “lista de perdón” y lo primero que se debe hacer es liberar y soltar, porque para 2017 no vale la pena sentir rencor…

 

¿Qué necesitamos? Cualquier papel, un lapicero (ojalá morado, nunca negro) y una vela morada.

 

El fuego como transmutador de energia.

 

¿Cómo?:

  1. Sostenemos la vela un rato antes de prenderla intencionándola con amor mientras imaginamos cómo se sentiría vivir sin rencores. Prendemos la vela pidiéndole al Arcángel Zadquiel que nos ayude con este proceso de perdón y limpieza, que el fuego sea transmutador de energía para que toda energía densa se convierta en amor, además de ser protector en este proceso energético junto al Arcángel Miguel.
  1. En el papel escribimos TODOS los nombres de las personas que deseemos perdonar (por favor, no olviden ponerse ustedes mismas) y de forma mental o incluso en voz alta, analizamos por qué hay que perdonar a estas personas y con cada uno decimos de corazón: “Te perdono, me perdono, eres libre, yo soy libre”. Hay personas que nos van a costar más que otras, incluso podemos llorar si así lo deseamos, ¡hay que liberar toda esa energía!
  1. Quemamos el papel y dejamos que la vela se consuma totalmente pues la cera nos mostrará el trabajo que se hizo, así que es normal que se riegue o formen corazones. Si quieres interpretarlo, mírala y pregúntate qué parece decir la vela. Lo primero que venga a tu mente, será la respuesta, confía en tu intuición.
  1. Para retirar la cera, por favor evitemos tocarla con las manos pues toda la energía que retiramos queda ahí y si nos la quitamos, obvio no la queremos de vuelta.
  1. Sonriamos y agradezcámonos por tener la valentía de emprender un proceso de cambio, perdón y reconciliación, para así empezar 2017 solo con sentimientos positivos.

Espero que el ejercicio sea placentero y las motive a empezar a cambiar desde su interior.

Más adelante volveré con más tips y rituales.

ser para sanar asuntos de mujeres

¿Quieres saber más de la labor de María Paola? Ingresa a su Facebook “Ser para sanar”

Fotos: María Paola Quintero y PIxabay.

Nuestros aliados