Romy Castro / Coach Personal PNL / Venezuela

Conferencista y Coach Personal. Creadora de @AleteoDeCambio

6 razones basadas en PNL por las que no has cumplido tus metas de este año

6 razones basadas en PNL por las que no has cumplido tus metas de este año

6 razones basadas en PNL por las que no has cumplido tus metas de este año

Nosotras solemos trazarnos metas llevadas por la euforia del año nuevo ¿No es así?

(Aquí me detengo para decirte que puedes formular tus metas en cualquier época del año y es sumamente importante que les des seguimiento).

Aprovechando que falta muy poco para que termine 2018, lo primero que me encantaría pedirte es que desempolves tu lista de metas, esas que te trazaste a principios del año, (si no lo hiciste, no pasa nada; podrás hacerlo justo después de leer este articulo).

¿Ya tienes a mano tu lista de metas? ¿Te acabas de dar cuenta de que no cumpliste ni la mitad de ellas? ¡Tranquila!  No es momento de que te lamentes, lo que hoy quiero compartir contigo son las seis razones basadas en la Programación Neuro-Lingüistica (PNL), por las que muy probablemente no has cumplido tus metas, precisamente, para que en este próximo año lo hagas diferente.

  1. La meta que escribiste no era clara y específica. No es lo mismo escribir que quieres adelgazar a que bajarás 3 kg en el primer trimestre.
  2. La meta no estaba formulada en positivo. Es importante que tus metas digan lo que sí quieres lograr, así que no se vale escribir, por ejemplo, “No quiero estar gorda”. Escribe mejor cuántos kilos quieres bajar.
  3. La meta que trazaste no dependía de ti. Es importante que tu meta pueda ser iniciada y mantenida por ti mismo. Por ejemplo, lograr un ascenso en tu trabajo no es una meta que dependa 100% de ti, lo que sí depende de ti, es entregar todas las tareas que te asignen a tiempo, cumplir con el horario, entregar las asignaciones correctamente, etc.
  4. La meta que formulaste no estaba escrita con base en tus capacidades y un tiempo real. Si jamás haces ejercicio y te enteras que todos tus amigos se apuntaron al maratón de Boston de 42 km, no pretendas cumplir esta meta en un mes. Comienza con algo más realista que te conduzca a lograr ese metaobjetivo más adelante: correr 5 km diarios y mide tu avance en 3 meses. Eso podría ser algo mucho más real para este caso.
  5. La meta que trazaste no estaba acompañada de un plan de acción. Difícilmente podrás lograr una meta si no le colocas tiempo, acción, recursos con los que cuentas y muy importante: la fecha en que le darás seguimiento y caducidad. Imagina que tu meta es bajar 3 kg, es importante que definas cuándo inicia, cuándo le darás seguimiento y cuándo culmina. Igual debes hacer con los recursos: si tu acción es que realizarás un plan de rutinas online con pesas, pelota y ligas en casa todos los días por 45 minutos, lo ideal es que verifiques si cuentas con los recursos como internet y los elementos incluidos en las rutinas.
  6. No verificaste que la definición y evaluación de tu meta comprendiera elementos sensoriales basados en evidencia. No hay nada más satisfactorio para tu cerebro que evidenciar de manera sensorial los avances de tus metas.

Si tu meta es bajar 3 kg, es importante que te peses y te midas al inicio, en la fecha de seguimiento y al final. Puedes incluir como otra evidencia sensorial sentirte la ropa más holgada, así podrás verificar visualmente tu meta. Lo mismo podrás hacer con tus otros sentidos, de acuerdo con las acciones que te propongas en tu plan.

Como te darás cuenta, son cosas muy sencillas, así que ya no tienes excusas para lograr una buena formulación de tus próximas metas ¡Suerte! ¡Me cuentas!

Sigue a Romy en su instagram: @aleteodecambio

Foto: Unsplash.

Nuestros aliados